fbpx

Seleccionar página

¡Recapturaron a un potosino que violó a una meretriz en Aguascalientes!

¡Recapturaron a un potosino que violó a una meretriz en Aguascalientes!

AGUASCALIENTES, AGS.- Un sujeto originario de San Luis Potosí volvió a ser puesto tras las rejas acusado de haber violado a una meretriz en el interior de una casa de huéspedes en la colonia Las Flores, donde rentaba una habitación, y luego de hacerla perder el conocimiento estrangulándola.

El sospechoso fue arrestado tras los hechos pero el juez Sexto Penal lo dejó en libertad por falta de pruebas en su contra, pero la Fiscalía General del Estado interpuso una apelación ante el Supremo Tribunal de Justicia y logró que los magistrados revocaran dicha resolución y giraran una orden de aprehensión en su contra por el delito de violación equiparada, mediante la cual volvió a ser apresado.

reaprehenden-a-violador-de-una-meretriz-en-la-colonia-las-flores-1El potosino detenido es José Antonio Noriega Zapata, actualmente de 32 años de edad, que ya fue enviado al CERESO Aguascalientes a disposición del juez mencionado para que resuelva su situación legal.

La víctima que lo denunció ahora cuenta con 43 años de edad y fue descrita como “chaparrita” y delgada.

De acuerdo a su declaración de los hechos, anunciaba sus servicios sexuales por internet y el sábado 26 de julio del 2014, a las 6 de la tarde, recibió la llamada de un cliente (José Antonio), a quien le dijo que cobraba 800 pesos por hora.

El individuo la citó en un domicilio en la calle Begonias número 103 en la colonia Las Flores, a donde llegó en un taxi.

La finca era de dos pisos, en color verde, y como no vio algún timbre, le llamó por teléfono al sujeto para decirle que ya había llegado, a lo que éste le respondió que en unos momentos arribaría.

El potosino también llegó de la calle y luego se introdujeron a la finca, donde la meretriz observó varios cuartos y afuera de ellos algunos sillones, por lo que José Antonio le dijo que era una casa de huéspedes y que en temporada de feria estaba llena.

El cliente la llevó hasta un cuarto de la azotea que abrió con una llave, observando que sólo había dos camas matrimoniales y un baño.

La mujer le cobró por sus servicios, diciéndole que era por adelantado, a lo que José Antonio le respondió que se esperara porque un amigo había ido por el dinero al cajero y que no se tardaba.

Sin embargo, ella insistió en cobrarle.

La fémina se hallaba sentada en una cama y el sujeto, de frente, en la otra, pero se molestó porque le cobraba por adelantado y se levantó para tomarla del cuello y comenzar a apretarla, encaminándola hacia el baño.

La víctima trató de soltarse pero no lo logró, por lo que cambió de táctica para liberarse, diciéndole al sujeto que quería complacerlo sexualmente.

Esto le funcionó, ya que el potosino la soltó, por lo que ella aprovechó para gritar.

Sin embargo, José Antonio volvió a tomarla del cuello y a apretarla, lo que provocó que perdiera el conocimiento, situación que éste aprovechó para violarla.

Al reaccionar, la mujer se dio cuenta que estaba tirada en el piso, volteando hacia el baño, desnuda de la cintura a los pies.

Además, vio al sujeto caminando muy nervioso y preparando dos maletas, por lo que trató de incorporarse, aunque al ver que ya había reaccionado, él le dijo que se quedara acostada.

Para evitar otra agresión, la meretriz, lejos de reclamarle al tipo lo que le había hecho, le pidió disculpas diciéndole que no le había podido dar un buen servicio, a lo que él le contestó que no se preocupara.

Tras lo anterior, la ofendida se levantó y se vistió, pero al tomar su bolso se dio cuenta que le faltaban dos teléfonos celulares, aunque no le dijo nada al potosino.

José Antonio la acompañó hasta la calle y al salir ella le pidió sus teléfonos, preguntándole que si los había tomado para pedir ayuda cuando la vio sin sentido, a lo que éste le contestó que así había sido.

Empero, trató de meterla otra vez a la finca, por lo que la mujer, al ver gente en la calle, gritó pidiendo ayuda diciendo que la acababan de violar.

Al escucharla, el individuo se echó a correr para escapar, pero un vecino lo detuvo y llamó a la Policía Preventiva.

La mujer le volvió a preguntar por sus teléfonos y le contestó que los tenía en la bolsa del pantalón, por lo que se los extrajo mientras el vecino lo sometía.

Momentos después llegaron los policías municipales, que al conocer lo ocurrido detuvieron al sospechoso y lo presentaron ante el Ministerio Público ya que la ofendida acudió a denunciarlo.

Al ser interrogado sobre los hechos, el potosino aceptó haber violado a la meretriz, por lo que quedó preso y luego fue consignado ante el juez Sexto Penal, pero posteriormente fue dejado en libertad por falta de pruebas.

La Fiscalía apeló y logró que se le girara la orden de aprehensión al potosino, que fue localizado y arrestado para que responda por los cargos que se le imputan.

Sobre el Autor

Deja una respuesta