fbpx

Seleccionar página

¡Pintor-yesero asesinó a martillazos a corredor de bienes raíces y fue sentenciado a 22 años de prisión en Aguascalientes!

¡Pintor-yesero asesinó a martillazos a corredor de bienes raíces y fue sentenciado a 22 años de prisión en Aguascalientes!

AGUASCALIENTES, AGS.- El Juez Segundo Penal sentenció a 22 años 1 mes y 15 días de prisión a un pintor-yesero que asesinó a martillazos a un corredor de bienes raíces durante el 2009 en un domicilio del fraccionamiento Santa Elena debido a que le reclamó que no terminó unos trabajos que le encargó así como a uno de sus tíos, además de que le robó dos teléfonos celulares.

El homicida pretendió argumentar que se encontraba mal de sus facultades mentales, pero tras los estudios correspondientes se comprobó que no era así y por lo cual recibió tal condena.

El asesino sentenciado es Óscar Miguel Flores Díaz, actualmente de 30 años de edad y que, fuera de la cárcel, vivía en la calle López Mateos sin número de la comunidad Macario J. Gómez, perteneciente a San Francisco de los Romo.

Fue hallado culpable por los delitos de homicidio doloso calificado con ventaja y brutal ferocidad y robo calificado en agravio de José de Jesús Medina López, que contaba con 39 años, estaba casado, era corredor de bienes raíces de la empresa Medcasa, S.A. de C.V., y fue vecino de la calle Álamo número 120 del fraccionamiento Norte.

El tío de Óscar Miguel fue identificado como José Guadalupe Díaz Narváez, que tras los hechos también fue detenido pero posteriormente fue dejado en libertad al acreditarse que no tuvo ninguna participación en el asesinato.

Los hechos tuvieron lugar la tarde del sábado 18 de abril del 2009 en la casa marcada con el número 209 de la calle Managua del fraccionamiento Santa Elena, propiedad de una prima de José de Jesús, la maestra Iliana “N”.

Ella no habitaba el inmueble pero pensaba rentarlo y por lo cual le pidió a su primo que le hiciera algunas remodelaciones, por lo que José de Jesús llevó a José Guadalupe y Óscar Miguel para que las llevaran a cabo, ordenándoles que debían concluir el trabajo ese sábado 18 de abril.

Ese día, José de Jesús llegó al domicilio mencionado en su camioneta Toyota Hilux tipo Pick-Up, en color blanco, modelo 2007 y con placas de circulación AC-20-855 y cuando ingresó se percató que tío y sobrino no habían concluido con el trabajo que les ordenó.

Incluso, a José Guadalupe lo encontró pintando unas ventanas y cuando le reclamó que no hubieran terminado, éste le contestó que sólo faltaba eso -pintar las ventanas- y colocar cuatro mosaicos en la sala-comedor.

De hecho, José Guadalupe llevó a José de Jesús a esa parte de la casa para que lo comprobara, pero éste continuó insultándolo, siendo escuchado por Óscar Miguel, quien se molestó por los insultos del patrón y decidió atacarlo, golpeándolo en la cabeza con un martillo hasta que lo mató.

Antes de darse a la fuga, le quitó dos teléfonos celulares, mismos que trató de vender posteriormente pero no pudo hacerlo por falta de cargadores.

El crimen quedó al descubierto el mismo sábado por la tarde y de inmediato se sospechó de los trabajadores como los autores del mismo ya que eran las únicas personas que tenían acceso al domicilio.

José Guadalupe y Óscar Miguel se refugiaron en su casa en San Francisco de los Romo pero el martes 20 de abril del 2009 el primero fue detenido cuando huía hacia un rancho a Encarnación de Díaz, Jalisco, hasta donde logró irse el segundo, aunque fue a buscarlo su esposa para pedirle que se entregara a las autoridades y así lo hizo.

Por lo anterior, Óscar Miguel fue trasladado a Aguascalientes y junto con su tío fue arraigado por varios días, aunque luego se les consignó ante el Juez Segundo Penal, quien dejó libre a José Guadalupe y sometió a un proceso solamente a Óscar Miguel por los delitos ya mencionados.

El juzgador lo encontró responsable de homicidio y robo y por ello le impuso la sentencia de 22 años 1 mes y 15 días de prisión.

Sin embargo, Óscar Miguel tramitó y obtuvo un amparo con el pretexto de que se encontraba mal de sus facultades mentales, por lo que se le inició un procedimiento alterno.

No obstante, luego de ser sometido a varios estudios, éstos determinaron que se encontraba pleno de sus facultades mentales, por lo que el juez le reafirmó la misma condena de poco más de 22 años de cárcel.

Sobre el Autor