Seleccionar página

¡Enfrentamiento entre delincuentes y policías estatales en Loreto dejó 1 sicario muerto!

¡Enfrentamiento entre delincuentes y policías estatales en Loreto dejó 1 sicario muerto!
  • Los sospechosos huyeron en una camioneta hacia Aguascalientes, donde fue asegurada
  • En la unidad viajaba “El Cabuto”, jefe de plaza de “Los Zetas” en Loreto, que escapó
  • 2018 AÑO DE LA SEGURIDAD PARA ZACATECAS

LORETO, ZAC.- Sangrienta balacera entre integrantes del grupo delictivo “Los Zetas” y oficiales de la Policía Estatal de Zacatecas que comenzó en el municipio de Loreto, terminó trágicamente en Aguascalientes, ya que en un hospital murió uno de los sicarios que había sido herido de bala en la espalda durante el enfrentamiento.

Luego del tiroteo, algunos delincuentes huyeron hacia el monte en territorio zacatecano y otros, en una camioneta, escaparon hacia Aguascalientes, por lo que los policías estatales fueron en su persecución y lograron asegurar la unidad de motor en el municipio de Asientos, encontrando a uno de los tripulantes lesionado, por lo que fue llevado al Hospital Miguel Hidalgo, donde horas después dejó de existir.

Trascendió que en la camioneta asegurada por las autoridades viajaba un sujeto conocido como “El Cabuto”, señalado como el “jefe de plaza” de “Los Zetas” en Loreto, Zacatecas, que fue uno de los que logró escapar luego del enfrentamiento.

El sicario fallecido fue identificado como Eusebio Rodríguez Sánchez, de 37 años y con domicilio en la calle 5 de Mayo, en Loreto, Zacatecas.

Los hechos ocurrieron el miércoles 31 de enero, minutos antes de la una de la madrugada, en territorio zacatecano.

Elementos del Grupo Especial de Operaciones (GEO) de la Policía Estatal de Zacatecas realizaban un recorrido por la carretera estatal 12, en Loreto, cuando a la altura del kilómetro 3 detectaron una camioneta Ford Explorer, color azul y sin placas de circulación, la cual era tripulada por varios sujetos, a quienes les marcaron el alto debido a que les parecieron sospechosos.

Aparentemente, en dicha unidad iba “El Cabuto” junto con algunos de sus hombres.

El que conducía la camioneta no detuvo su marcha y, por el contrario, la incrementó para tratar de escapar, por lo que los policías zacatecanos fueron en su persecución.

Al verse seguidos, los delincuentes comenzaron a dispararles a los uniformados, que ante la agresión decidieron repelerla de la misma forma, iniciándose así el enfrentamiento.

Ante la respuesta de los policías estatales, algunos de los delincuentes descendieron de la Ford Explorer y se dieron a la fuga hacia el monte pie a tierra, presumiéndose que entre ellos iba “El Cabuto”.

Mientras tanto, otros sujetos continuaron escapando en la camioneta, por lo que los elementos también se dividieron para ir en busca de los que huyeron a pie y otros en persecución de los del vehículo.

Los de la Ford Explorer continuaron sobre la misma carretera 12 y se internaron en territorio de Aguascalientes, por lo que los oficiales de Zacatecas pidieron el apoyo de sus homólogos de esa entidad.

Finalmente, sobre la misma cinta asfáltica, a la altura de la comunidad Guadalupe de Atlas, perteneciente al municipio de Asientos, fue localizada abandonada la camioneta de los delincuentes, por lo que se aseguró.

Al sitio llegaron policías municipales precisamente de Asientos así como policías estatales de Aguascalientes, quienes fueron enterados del enfrentamiento en Loreto por los elementos de Zacatecas.

Instantes después, todos los uniformados fueron enterados que sobre la calle Enrique Estrada, en la comunidad de Bimbaletes, Asientos, se encontraba una persona sentada y con huellas de sangre, por lo que se trasladaron a este punto y confirmaron que se trataba de Eusebio Rodríguez Sánchez, que había resultado lesionado tras la balacera.

El sujeto fue hallado a 100 metros de distancia de donde se aseguró la camioneta Ford Explorer.

Al sitio llegaron paramédicos del ISSEA en la ambulancia ECO-331, que auxiliaron a Eusebio y le diagnosticaron una herida producida por proyectil disparado por arma de fuego en la región lumbar del lado izquierdo (espalda), por lo que fue trasladado a recibir atención al Hospital Miguel Hidalgo.

Mientras tanto, los policías estatales de Zacatecas aseguraron la camioneta de los delincuentes.

Posteriormente, trascendió que unos sujetos llamaron al Hospital Hidalgo ostentándose como “Zetas” y dijeron “que si no vive la persona van a valer madre”, refiriéndose al sicario baleado.

El personal en turno reportó las amenazas a las autoridades aguascalentenses, por lo que elementos de la Policía tuvieron que resguardar el hospital.

Sin embargo, por la tarde del mismo miércoles, Eusebio falleció a causa del balazo recibido, por lo que elementos de la Dirección de Investigación Pericial levantaron su cadáver y lo trasladaron al Servicio Médico Forense para la práctica de la necropsia de ley, por lo que este edificio también tuvo que ser resguardado.

Sobre el Autor

Deja una respuesta