fbpx

Seleccionar página

¡ASF detecta maestros ‘fantasma’, aviadores y contratos otorgados a empresas ‘fantasma’, entre otras anomalías, en la UAA!

¡ASF detecta maestros ‘fantasma’, aviadores y contratos otorgados a empresas ‘fantasma’, entre otras anomalías, en la UAA!

Cortesía: www.acontralinea.com

AGUASCALIENTES, AGS.- Al entregar el Informe de Resultados de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2018, la Auditoría Superior de la Federación detectó en el manejo de recursos públicos federales de la Universidad Autónoma de Aguascalientes serias anomalías y daños al erario por 11.3 millones de pesos.

En el detalle podemos mencionar que se detectó la contratación de empresas ‘fantasma’ y que están señaladas por el Servicio de Administración Tributaria como empresas creadas para simular operaciones.

En este caso se señala lo siguiente:

Se identificó que un proveedor se encuentra en el supuesto del artículo 69-B del Código Fiscal de la Federación con el estatus “Definitivo”; no obstante, emitió un comprobante fiscal a favor de la Universidad Autónoma de Aguascalientes por 50.8 miles de pesos por concepto de “Rehabilitación de pintura esmalte en marcos y travesaños en el departamento de mantenimiento”, por lo que se presume que existen operaciones simuladas en relación con el comprobante fiscal citado.

La Universidad Autónoma de Aguascalientes, en el transcurso de la auditoría y con motivo de la intervención de la ASF, proporcionó la documentación que acredita la prestación del servicio contratado.

Adicionalmente, la Contraloría Universitaria de la UAA inició las investigaciones pertinentes para determinar las posibles responsabilidades administrativas de servidores públicos y, para tales efectos, integró el expediente número CU/UIQD/032/12/19, con lo que se da como solventada y promovida esta acción.

Es decir, que si bien se demostró que se realizó la obra, lo cierto es que el contrato a la empresa ‘fantasma’ subsiste, por lo que responde la UAA a la autoridad fiscalizadora, se iniciaron las investigaciones para saber quién o quiénes dieron la orden de contratar con una empresa que está señalada por el SAT como ‘fantasma’, y más aún, que fue comprobada su inexistencia, pues el estatus señalado por el sistema es de “definitivo”. El artículo 69-B del Código Fiscal de la Federación, señala lo siguiente:

Cuando la autoridad fiscal detecte que un contribuyente ha estado emitiendo comprobantes sin contar con los activos, personal, infraestructura o capacidad material, directa o indirectamente, para prestar los servicios o producir, comercializar o entregar los bienes que amparan tales comprobantes, o bien, que dichos contribuyentes se encuentren no localizados, se presumirá la inexistencia de las operaciones amparadas en tales comprobantes.

De la misma manera, la Auditoría Superior de la Federación detectó que la UAA ha contratado a maestros “patito”, es decir, que no cuentan con título o cédula profesional para ocupar el cargo para el que fueron contratados, en este caso en específico la Auditoría Superior de la Federación señala lo siguiente:

Se identificó que 49 docentes cumplieron con la normatividad aplicable para ocupar los puestos para los que fueron contratados; sin embargo, 6 docentes no acreditaron contar con los documentos para ocupar los puestos, número 201 denominado “Profesor de investigación asociado” que consisten en Título y Cédula profesional y para el puesto número 206 “Técnico Docente asistente, referente al Título profesional, por un importe de 206.7 miles de pesos.

Lo anterior en incumplimiento del Estatuto de la Ley Orgánica de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, artículo 148, y de la Normatividad para la Contratación del Personal Académico, emitida por el Departamento de Recursos Humanos de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (semestre ene-jul. y semestre ago.-dic), numeral V, inciso a.

La Universidad Autónoma de Aguascalientes, en el transcurso de la auditoría y con motivo de la intervención de la ASF, proporcionó la documentación que aclara un importe de 75.0 miles de pesos, con lo que se solventa parcialmente lo observado.

No obstante, en el pliego de observaciones, la ASF ordena el reintegro del dinero federal que se usó para pagar el salario de esos maestros “patito”, de los cuales la UAA no pudo demostrar que contaban con los requisitos de cédula y título, para poder trabajar como “Profesor de Investigación Asociado” y como “Técnico Docente Asistente”, por lo que en el Pliego de Observaciones, ordena lo siguiente:

Pliego de Observaciones

Se presume un probable daño o perjuicio, o ambos, a la Hacienda Pública Federal por un monto de 131,684.52 pesos (ciento treinta y un mil seiscientos ochenta y cuatro pesos 52/100 M.N.), más los rendimientos financieros que se generen desde su disposición hasta su reintegro a la cuenta bancaria de la Tesorería de la Federación, que corresponden a los pagos realizados con los recursos de los Subsidios para Organismos Descentralizados Estatales 2018, a 6 docentes de los que se acreditó que no contaron con título y cédula profesional, para ocupar el puesto número 201, denominado “Profesor de investigación asociado”, ni poseer título profesional requerido para ocupar el puesto número 206 denominado “Técnico Docente asistente”, en incumplimiento del Estatuto de la Ley Orgánica de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, artículo 148, y de la Normatividad para la Contratación del Personal Académico, emitida por el Departamento de Recursos Humanos de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (semestre ene-jul. y semestre ago.-dic), numeral V, inciso a.

Otro de los señalamientos por parte de la Auditoría Superior contra la UAA, es el haber detectado a aviadores, es decir, personal al que se le paga un salario pero que nadie, ni sus superiores, saben de su existencia y mucho menos que realicen labores, en donde supuestamente deberían estar.

Este es el caso de la observación número 27, que a la letra señala:

Se verificó que, de los 3,972 empleados de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, 31 empleados no fueron reconocidos por parte de los responsables de diversos centros de trabajo, no obstante que, según las nóminas proporcionadas por la UAA, laboraron en los centros de trabajo durante el 2018; sin embargo, la UAA no acreditó con documentación justificativa pertinente la ausencia de éstos, lo que representa un posible pago indebido por 3,619.8 miles de pesos, en incumplimiento de la Ley Orgánica de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, artículo 39; del Reglamento de personal académico de la Universidad Autónoma de Aguascalientes; artículos 35; 176, fracciones I y II y 177; del Convenio Marco de Colaboración para el Apoyo Financiero de fecha 13 de enero de 2016, que celebraron la Secretaría de Educación Pública, el Gobierno del Estado de Aguascalientes y la Universidad Autónoma de Aguascalientes, cláusula tercera, incisos B y D, y del Anexo de Ejecución del Convenio Marco de Colaboración para el Apoyo Financiero (02-01-2018), cláusula cuarta, inciso i.

La Universidad Autónoma de Aguascalientes, en el transcurso de la auditoría y con motivo de la intervención de la ASF, proporcionó la documentación que aclara 3,254.4 miles de pesos, con lo que se solventa parcialmente lo observado.

Tras la observación, la UAA presentó los documentos que avalaban la existencia de esos empleados “aviadores”, sin embargo, no logró demostrarlo en 9 casos, 9 empleados que aparecen en nómina, pero que sus superiores nunca los identificaron y es por esto que el Pliego de Observaciones, quedó de la siguiente manera:

Pliego de Observaciones

Se presume un probable daño o perjuicio, o ambos, a la Hacienda Pública Federal por un monto de 365,364.35 pesos (trescientos sesenta y cinco mil trescientos sesenta y cuatro pesos 35/100 M.N.), más los rendimientos financieros que se generen desde su disposición hasta su reintegro a la cuenta bancaria de la Tesorería de la Federación, que corresponden a los pagos realizados con los recursos de los Subsidios para Organismos Descentralizados Estatales 2018, a 9 empleados quienes, según las nóminas proporcionadas por la Universidad Autónoma de Aguascalientes, laboraron en los centros de trabajo durante el ejercicio fiscal 2018, sin embargo, los responsables de sus centros de trabajo, no los reconocieron; en el mismo sentido, la UAA no acreditó con documentación justificativa pertinente la ausencia de los empleados citados.

Lo anterior en incumplimiento de la Ley Orgánica de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, artículo 39; del Reglamento de personal académico de la Universidad Autónoma de Aguascalientes; artículos 35; 176, fracciones I y II y 177; del Convenio Marco de Colaboración para el Apoyo Financiero de fecha 13 de enero de 2016, que celebraron la Secretaría de Educación Pública, el Gobierno del Estado de Aguascalientes y la Universidad Autónoma de Aguascalientes, cláusula tercera, incisos B y D, y del Anexo de Ejecución del Convenio Marco de Colaboración para el Apoyo Financiero (02-01-2018), cláusula cuarta, inciso i.

Finalmente, otras de las observaciones por parte de la Auditoría Superior, en el punto 16, señala un probable daño o perjuicio o ambos, a la Hacienda Pública Federal por 6.7 millones de pesos, pues se identificó que se comprometieron y devengaron 225 pedidos y 19 contratos dentro del ejercicio fiscal 2017; sin embargo, se registraron, contabilizaron y pagaron con recursos federales de los Subsidios para Organismos Descentralizados Estatales 2018, por un monto de 7 millones 52 mil pesos, con lo que se incumplió la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, entre otras. En este caso en el pliego de observaciones se ordena a la UAA reintegrar la cantidad de seis millones 729 mil seiscientos veintidós pesos, más los rendimientos financieros que se generen desde su disposición hasta su reintegro a la cuenta bancaria de la Tesorería de la Federación.

En el punto 17 del informe de resultados, hace referencia a otra violación igual, por lo que se ordena el reintegro de 3.2 millones de pesos.

En el dictamen final, la ASF determina lo siguiente:

En el ejercicio de los recursos, la Universidad Autónoma de Aguascalientes registró inobservancias de la normativa, principalmente en materia de transferencia, destino de los recursos, servicios personales y adquisiciones, arrendamientos, servicios y obra pública, que generaron un probable daño a la Hacienda Pública Federal por un importe de 11,369.6 miles de pesos que representan el 1.6 % de la muestra auditada; las observaciones determinadas derivaron en la promoción de las acciones correspondientes.

Sobre el Autor