fbpx

Seleccionar página

¡Murió el fray Juanito tras fuego cruzado entre grupos delictivos en Valparaíso!

¡Murió el fray Juanito tras fuego cruzado entre grupos delictivos en Valparaíso!
  • “NO HE BAJADO LA GUARDIA NI UN SOLO INSTANTE EN LAS ACCIONES ENCAMINADAS A FORTALECER LA SEGURIDAD”: ALEJANDRO TELLO

VALPARAÍSO, ZAC.- El sacerdote Juan Antonio Orozco Alvarado, de 33 años, mejor conocido como fray Juanito o padre Juanito, murió tras ser alcanzado por las balas de fuego cruzado entre grupos delictivos rivales en esta cabecera municipal, cuando se dirigía a oficiar misa en una comunidad de Durango.

Los hechos ocurrieron el sábado 12 de junio, alrededor de las once de la mañana, a 2.5 kilómetros de la comunidad Canoas, perteneciente a Durango.

Fray Juanito era el párroco de la comunidad Santa Lucía de la Sierra, a donde había sido asignado desde hacía 6 meses, aunque atendía a otras iglesias en los límites de Zacatecas y Durango.

Al momento de los hechos, el padre Juanito, miembro de la Misión Franciscana, conducía una camioneta de la Orden de Frailes Menores, mejor conocida como franciscanos, e iba acompañado de otros miembros de la iglesia católica a celebrar una misa a la comunidad Tepehuana de Pajaritos, en Durango, cuando quedó en medio del fuego cruzado entre los integrantes de los grupos delictivos.

El intercambio de balas lo alcanzó, por lo que su cuerpo quedó a un costado de la camioneta.

La unidad quedó con al menos 8 impactos de bala, dirigidos desde un costado, fueron la mayoría hacia la puerta del copiloto y los disparos no atravesaron las otras puertas.

De acuerdo con un comunicado de la Conferencia del Episcopado Mexicano, el sacerdote “murió a causa de una bala pérdida producto de un enfrentamiento, presuntamente entre grupos armados, antes de llegar a Canoas Mezquital Durango”.

El fray Juan Antonio Orozco Alvarado tuvo un papel destacado en el reciente incendio ocurrido en la sierra de Santa Lucía organizando a voluntarios, acopiando y gestionando apoyos, además de acudir al lugar donde estaba el fuego para ayudar a combatirlo.

Los restos del padre Juanito fueron trasladados a Monclova, Coahuila, de donde era originario, y en cuya parroquia de San Francisco de Asís acudía desde pequeño, además de formar parte del coro, pues era amante de la música y durante las ceremonias religiosas cantaba y tocaba el órgano o la guitarra.

Al concluir su preparatoria se trasladó a la casa San Agustín en Guadalajara para iniciar su formación sacerdotal donde estuvo por dos años, luego inició el noviciado en el Convento de Guadalupe, Zacatecas, donde estudió filosofía por 3 años.

Posteriormente, se trasladó a la Basílica de Zapopan, donde estudió por 4 años teología y un año de formación pastoral.

Sobre el Autor