Seleccionar página

¡Presenta Mario Michaus propuesta para garantizar mayor y más rápida protección a mujeres víctimas de violencia!

¡Presenta Mario Michaus propuesta para garantizar mayor y más rápida protección a mujeres víctimas de violencia!

AGUASCALIENTES, AGS.- El diputado Mario Michaus presentó en el Congreso del Estado modificaciones a la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida libre de Violencia, con las que se busca garantizar mayor y más rápida protección a mujeres que sean víctimas de abusos.

Durante su intervención en la tribuna, el legislador reconoció que esta es una problemática severa que debe atenderse.

“Hay un tipo de violencia que nunca alcanza los titulares de la primera plana, que no aparece en la televisión ni en la radio, pero cuyo número de víctimas es más alto respecto a cualquier otra modalidad delictiva, me refiero a la violencia contra las mujeres, también conocida como violencia de género”, señaló.

El subcoordinador del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional en la LXII Legislatura recordó que este es un tema fuertemente vinculado con la dignidad del ser humano y que la violencia contra las mujeres y niñas representa una violación grave a los derechos humanos, constituyendo uno de los principales obstáculos para lograr una sociedad igualitaria y plenamente democrática.

Michaus destacó las novedades que integra esta iniciativa:

1.- Sancionar a la autoridad, ministerios públicos y jueces que se nieguen a emitir una orden de protección, además de quienes omitan aplicarla o incumplirla (como

actualmente se estipula), esto acorde a la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos. Además, se deberá responder por el pago total de la reparación de los daños y perjuicios ocasionados a las víctimas por sus omisiones.

2.- Catalogar las órdenes de protección en provisionales con una temporalidad no mayor de setenta y dos horas, y en definitivas que tendrán una temporalidad permanente y suficiente, que permita a la autoridad que la emite, cumplir con el propósito de prevenir, interrumpir o impedir la consumación de un delito (ya que actualmente son sólo por un máximo de 72 horas).

3.- Garantizar que durante todo el año, incluyendo periodos vacacionales, días y horarios inhábiles, existan guardias de personal para llevar a cabo tal solicitud que por ministerio de ley son de emergencia o preventivas, y que por tanto, no admiten espera, la violencia no tiene vacaciones, ni horario, ni días de descanso.

4.- Permitir que cuando las víctimas se encuentran impedidas de acudir ante una autoridad para solicitar una orden de protección, por razón de la distancia, se facilite la protección real y efectiva de la solicitante.

5.- Aceptar que debido a un estado de riesgo o cualquier circunstancia que impida a la receptora de violencia solicitar directamente la orden de protección, puedan hacerlo sus ascendientes, descendientes o quien tuviese conocimiento del hecho.

6.- Asegurar a la víctima que obtendrá una orden de protección provisional, sin condición probatoria alguna, es decir, que no se condicione a las mujeres la existencia de lazos o razón de estado civil, concubinato, o grado de parentesco de la víctima en relación con su agresor, que no se les exija acta de matrimonio para protegerlas.

El diputado manifestó su preocupación por esta grave problemática social. “Tenemos que reconocer la existencia de un clima social que permite o al menos tolera la violencia contra las mujeres. Conocemos la abundancia de chistes misóginos, y sabemos que todavía hasta hace poco las mujeres tenían prohibido ir a ciertos lugares solas; a las casadas durante décadas se les prohibía promover un juicio sin la autorización de su marido. En el terreno de la sexualidad existe una represión en contra de las mujeres, que son manipuladas y sometidas por los hombres. La trata de personas, que con puntualidad se ha documentado y denunciado, es la expresión extrema del abuso y exterminio de las libertades de las mujeres”, indicó.

“Basta del ‘pégame pero no me dejes’, del ‘quién bien te quiere te hará llorar’. Por fortuna, muchos de nosotros no conocemos ese dolor, no lo percibimos tan cercano, ni tan grave, pero sucede, sólo que nosotros no lo vivimos en carne propia. La violencia contra las mujeres es una historia cotidiana en nuestra sociedad, sin importar clase social, edad, estado civil, escolaridad”, abundó.

Finalmente, Mario Michaus exhortó a saldar esta cuenta pendiente con la sociedad, afirmando que nadie está exento de poder padecer este problema, pues tal vez las próximas víctimas sean nuestras madres, humilladas por sus esposos, nuestras hijas violentadas y sometidas por sus novios, o nuestras hermanas al ser golpeadas por el hombre fuerte, intolerante y cobarde que se puede esconder detrás de un traje y aspecto pulcro.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Noticiero El Circo