Select Page

¡Intentaron asesinar a balazos a una joven en una Iglesia en Fresnillo!

¡Intentaron asesinar a balazos a una joven en una Iglesia en Fresnillo!

FRESNILLO, ZAC.- De manera increíble, en el interior de la Iglesia de la Purificación en esta cabecera municipal, una joven estuvo a punto de ser asesinada a balazos por un sujeto que le disparó a quemarropa y tras lesionarla se dio a la fuga.

La víctima fue auxiliada por paramédicos pese a que aseguraba que no tenía nada, mientras que elementos de Seguridad Pública se movilizaron en busca del pistolero, pero no lo encontraron.

La mujer que estuvo a punto de ser asesinada dijo llamarse Erika Fabiola Collazo Ibarra, de 22 años y con domicilio en la comunidad de Plateros.

Los hechos tuvieron lugar el martes 28 de abril, por la mañana.

La joven se hallaba descansando en el pozo de agua bendita del recinto religioso cuando de pronto llegó un sujeto delgado, moreno, que llevaba puesta una cachucha roja y se le acercó.

El tipo llevaba en sus manos un arma de fuego corta y al verlo, Erika comenzó a gritar  preguntando “¿a mí por qué, a mí por qué?”, tras de lo cual el pistolero le disparó y la hirió.

Tras la agresión, el frustrado asesino salió del patio de la Iglesia tranquilamente por la puerta del lado que da para el jardín, llevando en su mano derecha una pistola pequeña apuntando hacia el piso, para luego dirigirse caminando para la zona peatonal.

Varias personas fueron testigos de lo ocurrido pero nadie se atrevió a intentar detenerlo, aunque pidieron ayuda a los servicios de emergencia.

Al lugar acudieron de inmediato paramédicos de la Policía Preventiva, que encontraron a Erika consciente pero presa de un shock nervioso por lo sucedido, ya que les decía que no tenía nada y pretendía levantar del piso unas carpetas que se le cayeron al ser baleada.

Pese a la resistencia de la víctima, los paramédicos la atendieron ya que presentaba dos heridas por proyectiles de armas de fuego, una con orificio de entrada a la altura del parietal izquierdo de cráneo y la otra con orificio de entrada a la altura del occipital, las dos sin orificio de salida, por lo que las balas se le quedaron alojadas en la cabeza.

Además, sufrió una herida avulsiva en la mano derecha, entre los dedos pulgar, índice y anular, por lo que fue llevada a recibir atención a un hospital.

Al lugar también acudieron policías preventivos y efectivos del Ejército Mexicano, a quienes los testigos les describieron al agresor y fueron en su búsqueda, pero no lo localizaron.

About The Author

Leave a reply