Seleccionar página

¡Asesinaron y violaron a una niña en su casa en Aguascalientes!

¡Asesinaron y violaron a una niña en su casa en Aguascalientes!

AGUASCALIENTES, AGS.- Una niña de 13 años de edad fue asesinada y aparentemente violada en el interior de su domicilio en el fraccionamiento Vista de las Cumbres y/o Terranova, al oriente de la ciudad, donde fue descubierta por su madre al regresar de trabajar de una escuela primaria.

Al parecer, en la vivienda faltaban algunos objetos y estaba revuelta, por lo que las autoridades ministeriales presumían que el móvil del artero homicidio podría ser el robo.

Hacía un mes y medio o dos meses, la finca ya había sido atracada por los amantes de lo ajeno y la mujer le dijo a su hija que nunca estuviera sola en el domicilio y que mejor se quedara con un vecino mientras ella regresaba de trabajar, pero no le hizo caso.

La estremecedora tragedia ocurrió en una vivienda de la calle Maestro Fortunato Hernández Rangel del mencionado fraccionamiento, donde habitaban la maestra Angélica y su hija de 13 años de edad, de nombre Victoria Anahí.

La mujer tenía otro hijo, de aproximadamente 30 años de edad y que radicaba en Cancún, aunque al ser enterado de lo sucedido de inmediato emprendió el viaje de regreso a Aguascalientes para estar con su madre.

Angélica trabajaba en la escuela primaria “Romo Romo”, ubicada en la salida a San Luis Potosí, mientras que su hija cursaba sus estudios en una secundaria en el fraccionamiento Ojocaliente III.

El jueves 21 de mayo, alrededor de las seis y media de la tarde, un jovencito acudió al domicilio de la niña para visitarla y ver cómo estaba, pero al llamar a la puerta no tuvo respuesta, lo cual le pareció extraño.

Por tal motivo, les llamó a sus padres para informarles de tal situación y también le habló a la mamá de la menor para indicarle que no le abría.

Ante esto, Angélica se trasladó de inmediato a su casa y abrió la puerta con sus llaves, comenzando a buscar a su hija, encontrando una escena espantosa, ya que de entrada se dio cuenta que la vivienda estaba revuelta, hallando a su pequeña hija en el baño, totalmente desnuda y ya sin vida, por lo que la habría cubierto con una toalla.

Enseguida, les llamó a unos vecinos para enterarlos de lo sucedido y a los servicios de emergencia para pedir ayuda.

Al domicilio acudieron policías preventivos en las patrullas 0152, 01008, 0235 y 0390, así como paramédicos municipales en la ambulancia UE-52.

Inicialmente, a las unidades se les reportó que en el domicilio en mención se registraba un intento de suicidio ya que una persona se estaba cortando las venas, pero cuando arribaron los técnicos en urgencias médicas confirmaron que la niña ya no presentaba signos vitales y que, aparentemente, no se trataba de un suicidio.

Trascendió que la menor de edad presentaba un golpe en la nariz con rastros de sangre y otro golpe en la nuca, aunque no se había determinado cómo fue asesinada.

A un lado del cuerpo se localizaron dos botellas de cloro y un vaso con residuos de la misma sustancia.

Se dijo que el o los asesinos le echaron cloro en sus partes íntimas, presumiéndose que la niña fue violada y que con el líquido pretendieron borrar las evidencias de tal ataque sexual.

Una vez descubierto lo anterior, los policías municipales procedieron a acordonar el área e incluso colocaron una cinta restrictiva en la puerta de la vivienda para no permitir el acceso a nadie y proteger la escena del crimen.

La mamá de la menor permaneció en la cochera de la casa, sentada en una silla y gritando insistentemente “…me la mataron…mataron a mi niña…”, rodeada de vecinos, del joven que había ido a buscar a su hija y más tarde de varios de sus familiares que fueron llegando al conocer lo sucedido.

Al domicilio acudieron el agente del Ministerio Público, agentes del Grupo Homicidios y elementos de Servicios Periciales para iniciar las investigaciones correspondientes.

Las diligencias se prolongaron hasta después de las diez de la noche, ya que estuvieron recolectando evidencias que les permitieran identificar al o los responsables del asesinato.

Los agentes entrevistaron a la mamá de la niña, que les comentó que, a simple vista, se había dado cuenta que en la casa le faltaba una pantalla, una computadora y el teléfono celular de la misma menor, por lo que se le solicitó el número para tratar de rastrearlo.

Asimismo, se dijo que la niña estuvo acompañada de unos menores en el interior del domicilio, por lo que éstos se convirtieron en los principales sospechosos del homicidio.

Los investigadores entrevistaron a varios vecinos de la calle, pero todos dijeron no haberse percatado de nada extraordinario.

Al parecer, las chapas de la puerta de la casa no estaban forzadas ni había vidrios rotos, lo que hacía suponer que la niña pudo haber permitido el acceso a quien o quienes terminaron por privarla de la vida.

Sobre el Autor

Deja una respuesta